Exigencia de calidad

Exigencia de calidad

"La exigencia de calidad es el compromiso de los hombres y mujeres de Charal desde hace casi 30 años para ofrecerle la mejor carne: origen, selección, certificación, trazabilidad, análisis, auditoría, no se deja nada al azar. Este es el fundamento de toda nuestra organización y una exigencia permanente no negociable." Bernard Collin, Director de Calidad de CHARAL

Calidad: datos en cifras

Charal controla a diario la seguridad de sus productos, mediante unos procesos de fabricación sumamente estrictos, y garantiza en todo momento que sus carnes cumplan los más elevados criterios de calidad. Para ello, Charal lleva a cabo pruebas microbiológicas que van más allá de lo exigido por la normativa. Por ejemplo: la empresa multiplica por 5 los controles en los productos sensibles. Somete igualmente las carnes picadas a nuevas pruebas microbiológicas, no exigidas por la normativa, para prevenir mejor los riesgos asociados a la bacteria E. coli.

Centros certificados

Charal es actualmente la empresa cárnica más avanzada en términos de certificación de calidad y seguridad alimentaria. Sus 8 centros cuentan con la certificación ISO 9001 y 6 de ellas con IFS por la organización francesa independiente «AFAQ-AFNOR Certification», que certifica el cumplimiento de las normas internacionales de gestión de la calidad y la seguridad alimentaria. Además, todos sus mataderos han obtenido la aprobación sanitaria europea, que controlan cada año los servicios veterinarios oficiales adscritos al Ministerio de Agricultura; estos veterinarios también están presentes a diario, junto a nuestros operadores, en cada uno de nuestros mataderos.

Trazabilidad

Desde el nacimiento del ganado vacuno hasta el lote de productos acabados y su envasado, existe una cadena de trazabilidad totalmente informatizada que permite identificar en todo momento el origen de los animales y hacer un seguimiento gracias a su número de identificación individual (los «pendientes») y a su pasaporte. Todos los identificadores del animal, hasta el número de lote de las piezas de carne, están registrados en el sistema informático de Charal, que puede rastrear la cadena de trazabilidad hasta los productores. Botón que se debe conservar: Trazabilidad en imagen

Trazabilidad en imagen

Una higiene muy estricta

En los centros de Charal, todos son protagonistas diarios en materia de seguridad sanitaria e higiene, gracias a unas acciones precisas y a buenas prácticas sobre las que se les imparte formación y que son objeto de un seguimiento constante. Por ejemplo:

  • En el matadero: después de cada uso, la cuchilla se sumerge en agua a 80°C para esterilizarla.
  • En el taller: los guantes de los despedazadores se lavan y esterilizan cada dos horas. Sus botas se limpian y desinfectan varias veces al día, cada vez que pasan obligatoriamente por la «cámara de higiene», a la entrada del taller.
  • En todos los centros: cada noche, se lavan y desinfectan todos los locales de los suelos a los techos. Asimismo, se desinfecta todo el material después de un desmontaje lo más completo posible, para tener acceso a todas las partes en contacto con la carne y que no quede rastro de materia orgánica.

Origen de nuestras carnes

Carne de Vacuno Francesa de Charal da preferencia al origen francés de sus suministros. Sus mataderos están situados en las principales regiones de cría francesas, donde se seleccionan los animales de acuerdo con unas especificaciones estrictas. El 100 % de la carne picada fresca y congelada, el 100 % de las piezas de carne para la parrilla y el 100 % de las hamburguesas de Charal cuentan con la certificación VBF, es decir, Carne de Vacuno Francesa, por sus siglas en francés. Estas siglas, presentes en el envase, significan que la carne procede de ganado vacuno nacido, criado y sacrificado en Francia. En los casos muy raros (un 1 %) en los que el abastecimiento en Francia no es posible debido a la falta de disponibilidad de la materia o a un problema de calidad, nuestros criterios de calidad y trazabilidad son iguales a los de nuestro abastecimiento en Francia. El origen de la carne aparece indicado en el envase.

Fabricación de carne picada

Desde la cría de ganado vacuno hasta los puntos de venta, Charal aplica a diario unos procedimientos rigurosos que garantizan la máxima seguridad en cada etapa. Gracias a esta exigencia, la marca garantiza que los consumidores dispongan de productos frescos y congelados, tan seguros como sabrosos. Muy popular entre los consumidores, la carne picada Charal debe su éxito a este enfoque inflexible que se aplica a todos los niveles. Para más información, siga las etapas de la fabricación de la carne picada.